Vega Aixalà

DO Conca de Barberà
Viñas de altura, llicorella y vistas espectaculares
Comparte →

  27.000 botellas
  10 hect

Pequeña bodega familiar con viñas entre 800 y 900 metros de altura en terrazas de llicorella (pizarra). La elaboración es tradicional y la agricultura es ecológica. Disfrutarás de una cata entre viñas rodeado de la Sierra de Prades, Sierra de Llena y el Montsant. Esta localización excepcional confiere a los vinos de Vega Aixalà una extraordinaria singularidad. ©Enoguia


VISITAS y ENOTURISMO

  Concertar visita
  12€ / 1h 30′
  CA / ES / EN
   3 Vinos
  1 min – 15 max
  Visita viñas

VINOS
• Emma
• La Bauma
• Viern
• La Font dels Aubacs
• Caliu
• Syrah
• Samsó

Si quieres realizar un enoturismo único y singular, viaja a la Conca de Barberà y visita la pequeña bodega familiar Vega Aixalà, una bodega de viñas de altura y llicorella. La bodega, localizada en Vilanova de Prades, produce vinos de una extraordinaria singularidad proporcionada por unos terrenos de llicorella y por la altura de entre 800 y 900 metros de las viñas plantadas.

La bodega se fundó en el año 2003 y forma parte de la recuperación de un sueño que empezó el abuelo de la familia, plantando años atrás las primeras viñas. La familia quiso recuperar el legado de sus antepasados y hoy en día cuentan con 10 hectareas de viña plantada y el crecimiento sostenido de la bodega les ha hecho llegar hasta las 35.000 botellas comercializadas.

Todos los vinos de Vega Aixalà son de producción ecològica, no se utilizan ni herbicidas, ni pesticidas, ni insecticidas. De esta forma consiguen mantener un elevado grado de biodiversidad en todas sus fincas y se preservan los recursos naturales.

Las fincas están rodeadas de tres sierras: la Sierra de la Llena, la Sierra de Prades y la Sierra del Montsant en las afueras del pueblo de Vilanova de Prades. Esta localización hace que tengan un microclima muy especial, puesto que las sierras montañosas hacen de barrera para las marinadas que suben de costa. Esta combinación de altitud, los terrenos de llicorella y un clima continental con pocas lluvias hace que los vinos de las bodega tengan mucha personalidad.

En cuanto a la visita, se empieza en las viñas, que son las protagonistas en todo momento. Vale la pena disfrutar paseando y escuchando las explicaciones de nuestra anfitriona, Eva Aixalà. Para poder ver toda la finca durante nuestro día de enoturismo, parte del recorrido lo realizaremos en 4×4. De esta forma podremos disfrutar de unas vistas panorámicas fantásticas de las sierras y de los viñedos.

La cata se puede realizar en un rincón muy especial, un lugar donde el abuelo de la familia paraba para desayunar antes de seguir con las labores del campo. Es un lugar con una fuente, de la cual surgió el nombre del vino La Font dels Aubacs.

La visita tiene una duración de una hora y media, se catan tres vinos y cuesta 12 euros. Acabaremos visitando la bodega que tienen en el pueblo, una bodega pequeña y muy bien aprovechada, donde entre otras cosas podremos descubrir la vinificación en depósitos de cemento y sus particularidades.

A parte de la visita, existen otras opciones para hacer enoturismo que nos ofrece la bodega, como por ejemplo comer en los viñedos bajo una pérgola de madera, o también realizar trufi-turismo. Esta última actividad consiste en que cuando es la época de la trufa negra -de diciembre a febrero-, la bodega Vega Aixalà juntamente con la empresa Tòfona de la Conca nos ofrecen descubrir por una parte los vinos de la bodega y por otra parte los secretos mejor guardados de la trufa. Podemos aprender a buscar trufas acompañados de perros especialistas. Es una actividad muy recomendable para hacer con niños y en familia.

Ven a vivir una experiencia de enoturismo en la bodega Vega Aixalà y pasa un día maravilloso en familia entre naturaleza y buenos vinos.

>> Visita también Cara Nord
>> Conoce la DO Conca de Barberà

 

5 reseñas

  1. Vistas y vinos diferentes

    Una visita inolvidable. El lugar y las viñas son excelentes miradores de la comarca y los vinos nos sorprendieron puesto que no los conociamos.

  2. Una fantástica experiencia enoturística. Lo que más impresiona es el paisaje y la calidez de la familia Vega Aixalà, sinolvidar sus vinos!
    Gracias por este fantástico día.

  3. Paisaje muy bello

    Lo mejor de la visita ir en todo terreno por las viñas. Lástima del día nublado. Vistas geniales y explicaciones muy amenas.

  4. Vinos sorprendentes

    Muy recomendable. Necesario reservar con antelación y disfrutar de una bodega familiar. La visita nos la hizo la Eva, trato muy correcto, algo frío al principio pero luego nos fuimos soltando todos y la cosa ya fue muy fluida.
    Ya conocía algún vino, pero me sorprendió la Font dels Aubacs.

Escribe una valoración

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

de la Font, 11 43439 Vilanova de Prades
Cómo Llegar

¡Reserva ahora!





DO icon