Marco Abella

DO Priorat
Respeto por el medio ambiente y cultivo biodinámico
Comparte →

 95.000
 40 ha

La familia Marco se dedica a la viticultura desde el siglo XV. En el año 2005 construyen la moderna bodega en medio de sus viñas y muy cerca de Porrera. Muestran un gran respeto por el medio ambiente practicando un cultivo biodinámico y la bodega semi-subterránea, aprovecha al máximo los recursos naturales. Disponen de sala de catas especialmente habilitada. ©Enoguia

VISITAS – ENOTURISMO
  Concertar Visita

Visita viñas + bodega + cata 4 vinos: 17€
Aperitivo y cata 4 vinos a las viñas + visita bodega: 36€
Paseo por Porrera + visita casa Museo Ca l’Amoròs + aperitivo y cata 4 vinos en las viñas + visita bodega: 50€
  CA / ES / EN / FR
   4 Vinos
  2 min – 30 max
 Visita viñas

VINOS
• Clos Abella
• Mas Mallola
• Loidana
• Òlbia
• Altabella
• Roca Roja
• Roca Grisa
• El Perer

La bodega Marco Abella, situada en el pueblo de Porrera, en la DOC Priorat, está considerada como una de las bodegas de referencia de la comarca. La ubicación privilegiada de la bodega, la altitud, el terreno y el clima mediterráneo determinan en la esencia de sus vinos, que se caracterizan por ser frescos, elegantes y sofisticados, vinos que tienen en común la facilidad para beberlos y disfrutarlos.

Ya en el siglo XV existe constancia de que la familia de viticultores Marco estaban afincados en la villa de Porrera. La localidad recibió el influjo directo de los monjes cartujos y la familia ha sabido sacar todo el provecho a estas variedades que tan bien se han adaptado a la zona del Priorato: cariñena y garnacha.

La bodega Marco Abella que conocemos hoy en día se fundó en el año 2005, incorporando las más avanzada tecnología pero sin dejar de producir vinos que expresen la autenticidad del territorio, la historia y la esencia del pueblo la comarca.

El edificio es una bodega totalmente integrada en el entorno, que apuesta por una agricultura que respeta el medioambiente, por eso practican una agricultura ecológica con criterios biodinámicos. La agricultura biodinámica permite un cultivo tradicional y respetuoso de la viña y va más allá de la agricultura ecológica. De esta forma buscan producir vinos de gran calidad que respeten el reino animal y vegetal. Todo los trabajos se realizan siguiendo las fases lunares y la conjunción de los astros. Tanto la agricultura ecológica -también conocida como orgánica o biológica-, como la biodinámica no permite la utilización de herbicidas ni insecticidas. La fertilidad de la tierra se consigue siempre a través de métodos naturales, de base mineral, orgánica o vegetal.

La bodega consta de tres niveles y vinifica por gravedad. Dos de los tres niveles se encuentran bajo tierra. Concretamente la sala de crianza está a 7 metros bajo el nivel del suelo. De esta forma las barricas tienen una temperatura y humedad adecuadas para el correcto envejecimiento de los vinos. El edificio es de concepción y arquitectura moderna, de líneas claras y se encuentra perfectamente integrado en el paisaje que le rodea. Tras la visita, la cata se realiza en una fantástica sala especialmente habilitada y con excelentes vistas a las colinas ondulantes que la envuelven. Practicar enoturismo se vuelve fácil en unas instalaciones amplias y diáfanas. Visitar la bodega es conocer los vinos biodinámicos.

La altitud, el terreno y la orientación de las fincas de Marco Abella proporcionan a cada vino una identidad propia. El terreno aporta una alta mineralización, única en el mundo y que solo la consiguen los vinos de la zona del Priorato. Se trata de un terreno árido y seco con abundancia de llicorella, típica del Priorat. La viña se cultiva en terrazas (costers) que se encuentran a una altitud de entre 200 y 700 metros. Estas características unido a las escasas lluvias hacen que la viña posea un alto estrés hídrico, la uva madure lentamente y el resultado sean unos vinos complejos.

Marco Abella cuenta con 40 hectáreas de viña plantada, repartidas en siete fincas diferentes: El Perer, que contiene cariñena, garnacha y cabernet sauvignon, a una altitud de entre 450 y 680 metros; La Mallola, con garnacha y cariñena plantada, a unos 530 y 680 metros de altitud; La Mina, con cariñena y cabernet sauvignon, entre 450 y 500 metros de altitud; Masos d’en Ferran, el cual tiene más tipos de variedades plantadas: cariñena, garnacha, garnacha blanca, macabeo, viognier y pedro ximénez, a unos 500 y 650 metros de altitud; Solanes “El Coster”, que contiene cariñena y está a una altitud de entre 500 y 650 metros, La Creu, con cariñena, garnacha, merlot y cabernet sauvignon, a unos 450 y 550 metros de altitud; y finalmente Terracuques, que también tiene plantadas las variedades locales, garnacha y cariñena.

En cuanto a la visita a la bodega, Marco Abella ofrece dos tipos: la visita Clásica, que incluye la visita a la bodega, la visita a la finca El Perrer y la cata de 4 vinos; y la visita Premium, que incluye la visita a la bodega, la visita a la finca La Mallola y la cata de 4 vinos entre viñas y con un desayuno con productos locales y artesanos.

Ven a hacer enoturismo en la bodega Marco Abella y descubre la agricultura ecológica y biodinàmica. Visita una bodega familiar que nace de la pasión y de la entrega de querer volver a las raíces, de querer reecontrarse con el pasado mirando hacia el futuro.

>> Visita también Celler Joan Simó
>> Conoce la DOC Priorat

2 reseñas

  1. Una visita muy agradable, paisaje fantástico para disfrutar de los vinos con unas vistas excelentes.
    Los vinos con cuerpo y fuerza dome´sticada, fiel reflejo del terruño duro y extremo de la zona.

  2. Soy Marc, os recomiendo mucho la visita a Marco Abella, especialmente la premium. Es muy buena bodega, el vino todavía mejor y la visita tiene muchas sorpresas…. Os espero en Marco Abella con mi guitarra!! 😉

Escribe una valoración

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ctra Porrera a Cornudella, km 0,7 43739 Porrera
Cómo Llegar

¡Reserva ahora!

DO icon